Querido estudiante: respira produndo y sigue esta guía para reducir el estrés

¿Preparándote para la PAU? ¿Para la convocatoria de septiembre? ¿Para unas oposiciones? No olvides que, además de estudiar, necesitas desconectar para recargar energía. A continuación te damos consejos de cómo superar esta dura etapa sin perder la cabeza.

Querido estudiante: respira produndo y sigue esta guía para reducir el estrés

Ningún estudiante, sea de instituto, de formación profesional, universitario o post-universitario puede escaparse de la —probablemente— peor parte del sistema educativo: los exámenes. Y aunque el saber no ocupa lugar, ¡el período de exámenes preocupa en todo momento! Si no quieres terminar sentado en un esquina con los ojos cerrados deseando que todo pase de una vez porque ya no puedes más, te recomendamos que no pases por alto lo más importante de todo: ¡tu salud! 

Si no te cuidas, puedes desarrollar síndrome del túnel carpiano o destruir tu relación de pareja por gritarle porque el estrés está acabando contigo. Si quieres evitar todo esto, échale un vistazo a estos productos que te ayudarán a llegar al final de esta dura etapa sin perder la cordura. 

Organízate: planea tus exámenes con antelación

Organízate: planea tus exámenes con antelación

Ver oferta

Ir a clase y hacer apuntes no es, en muchos casos, suficiente para aprobar un examen o para sacar buena nota. Si te estás preparado para la selectividad o para unas oposiciones, la nota que saques determinará tu futuro en buena medida. No dejes todo para el último momento, porque hacer las cosas a última hora y hacerlas bien es algo que solo unos pocos afortunados en este mundo consiguen. Cuando planees exámenes a largo plazo tendrás que,sin duda, reorganizar tu plan inicial cada cierto tiempo, porque la vida cambia y hay muchos factores que no estarán bajo tu control. Pero aún así, es mejor hacer cambios dentro de una estructura previa que fuera de ella. 

Tener una agenda te ayuda a planear el camino hasta el día del examen y, si te gusta tener las cosas organizadas, a reducir el estrés. 

Lo fundamental: ¡ve a clase!

Lo fundamental: ¡ve a clase!

Ver oferta

La alarma de tu móvil no es la única que puedes usar para salir de la cama, sobre todo porque si la pospones sin fin cinco minutitos más quince veces seguidas corres el peligro de no enterarte de qué incluye la última Ley de Presupuestos, qué pasó en la batalla del Ebro o de cómo calcular la velocidad en la transmisión con correas. El despertador Sonic Bomb (como te puedes imaginar por su nombre) tiene una alarma de alta potencia (113 decibelios) que sacará de la cama al más remolón. 

Si tu problema es que quieres despertarte sin molestar a tus compañeros de piso, a tus padres o a tu pareja, el despertador Sonic Bomb tiene una segunda opción: puedes colocar un accesorio debajo del colchón que lo hace vibrar, pero sin sonar, para que salgas de la cama sin molestar a nadie. Hala, ¡a clase!

Haz buenos apuntes

Haz buenos apuntes

Ver oferta

Este set de cuatro cuadernos de diseño inglés te ayudará a tener tus apuntes y tus ideas bien organizados. Si vas a clase pero no tomas apuntes o si tus apuntes son un desastre, ¡no te servirán de mucho para prepararte para los exámenes! Todos los cuadernos de esta colección cuentan con lengüetas que sobresalen para que puedas añadir notas y abreviaturas y sepas exactamente dónde está todo. Además, cada cuaderno es de un color diferente por dentro, así que podrás usar uno para cada asignatura. 

Haz ejercicio

Haz ejercicio

Ver oferta

Cuando estás acercándote al final del curso empiezas a sentir terror y desesperación porque sabes lo que se aproxima: entrega de trabajos, presentaciones y exámenes. Cuanto más nervioso estás, más estresado estás y viceversa. Se sabe que los altos niveles de estrés tienen una repercusión negativa en la capacidad de aprendizaje, lo cual es lo último que quieres en un momento tan decisivo como este. Por esta razón es importante que te mantengas activo: el yoga es, sin duda, uno de los mejores deportes para combatir el estrés. Si quieres saber más sobre los beneficios del yoga, puedes leer este artículo de la prestigiosa Clínica Mayo en Estados Unidos. 

Organiza un grupo de estudio

Organiza un grupo de estudio

Ver oferta

A lo mejor eres de los que están acostumbrados a estudiar en solitario, pero estudiar en grupo puede, de hecho, ayudarte a mejorar tus resultados. Estudiar en grupo no es solo útil para los exámenes finales, sino también para preparar presentaciones o para pensar en cómo orientar un trabajo escrito. A veces es más productivo intercambiar ideas y perspectivas que encerrarse en una habitación durante diez horas seguidas. Este artículo (en inglés) de la Universidad de Washington en St. Louis te explica los beneficios de estudiar en grupo. ¡No olvides complementar vuestras reuniones de grupo con super food para estimular la actividad cerebral!

Busca clases particulares o ve a tutorías

Busca clases particulares o ve a tutorías

Ver oferta

Si te preocupa no conseguir tus metas aunque sigas todos los pasos recomendados para optimizar tu proceso de aprendizaje, siempre puedes buscar ayuda. Hay muchas opciones, desde las tradicionales clases particulares, hasta pedir ayuda a tus profesores durante sus tutorías, o incluso entrar a formar parte de un "banco del tiempo" (y si en tu universidad o instituto no existe uno, ¿por qué no lo fundas tú?). Lo más importante es que no dejes que el orgullo guíe el camino: si necesitas ayuda, ¡pídela! Si no encuentras ayuda en tu entorno, te recomendamos la página web de la Khan Academy, en la que podrás encontrar cursos gratuitos para multitud de asignaturas. 

Tómate un día para desconectar

Tómate un día para desconectar

Ver oferta

Sobre todo cuando estás llegando el final del curso puedes sentir que la presión está acabando contigo y que necesitas, más que nunca, desconectar. Si lo necesitas, hazlo. Puede parecer contraproducente tomarse un día libre cuando tienes mil cosas que hacer, pero lo cierto es que descansar de vez en cuando no solo te ayuda a sentirte mejor, sino que aumenta tu productividad. Puedes dar un paseo por el parque, pasar tiempo con amigos o dedicarle un poco de tiempo a tu hobby favorito. Si decides quedarte en casa, estirarte y tener un día de pausa, hazte con una vela de aromaterapia para crear una atmósfera relajante.