Los mejores exprimidores de naranjas del 2019

Para disfrutar de un buen zumo de naranja preparado naturalmente, lo mejor es adquirir un buen exprimidor de naranjas. La vitamina C es la principal que se encuentra en este cítrico y, por tanto, a nivel de salud es altamente recomendable.

Los mejores exprimidores de naranjas del 2019

A la hora de escoger el mejor exprimidor de naranjas para tus necesidades, hay que tener en cuenta una serie de factores: su facilidad de uso, capacidad, potencia, etc. Para facilitar esta tarea, te ofrecemos una lista con los mejores disponibles en el mercado.

Braun CJ3050

Braun CJ3050

Cecotec Cecojuicer Zitrus

Cecotec Cecojuicer Zitrus

Princess 201851

Princess 201851

Krups Citrus Press

Krups Citrus Press

Philips HR2752/90

Philips HR2752/90

Comparativa: los mejores exprimidores

1 - 4 de 5
Braun CJ3050 Braun CJ3050 Cecotec Cecojuicer Zitrus Cecotec Cecojuicer Zitrus Princess 201851 Princess 201851 Krups Citrus Press Krups Citrus Press Philips HR2752/90 Philips HR2752/90
Braun Cecotec Princess Krups Philips
CJ3050 Cecojuicer Zitrus 201851 Citrus Press HR2752/90

Cómo elegir el mejor exprimidor de naranjas

Muchos cítricos cortados por la mitad junto a un exprimidor

En la actualidad, preparar un zumo de frutas con una exprimidora parece ser bastante usual en los hogares españoles. Su funcionamiento es relativamente sencillo, ya que basta con conectarlo a la corriente para que esté listo para su uso. Si se le quiere sacar un mejor provecho solo es necesario conocer la graduación de la potencia. Si la fruta es más blanda, la baja potencia será suficiente para llevar a cabo el cometido. En cuanto la dureza aumenta, se precisa aumentar el nivel de potencia a utilizar. 

Por otro lado, la pulpa es otro de los elementos a considerar cuando se exprime una fruta. Puede que a algunas personas les guste dejarala para darle un toque extra de vitaminas. En otros casos, se puede preferir sin pulpa. Para ello, ajustar el dispositivo de control será fundamental para adaptarlo a cada gusto.

Invertir en la compra de un exprimidor puede implicar asumir un costo relativamente alto para algunos bolsillos. Por ello, para evitar cometer errores de los que uno se puede arrepentir más adelante, esta guía reúne una serie de consejos y recomendaciones para conseguir el mejor exprimidor de naranjas.

Potencia y capacidad del propio recipiente

Los exprimidores suelen realizar su trabajo a través de un motor de doble rotación; es decir, dotado con una capacidad de giro hacia ambos lados, para que la fruta se exprima de forma eficiente. En este sentido, por regla general, una buena opción es aquella que cuenta con entre 50 y 100 W de potencia. Su gasto eléctrico no suele ser elevado y basta con presionar la fruta sobre el cono para que se inicie el proceso de exprimir. Además, la mayoría de opciones se encienden y se paran con el contacto de los cítricos.

La capacidad del recipiente también es otro de los temas que se debe tomar en consideración, especialmente cuando se convive con otras personas. El tamaño estándar está alrededor del medio litro, aunque en algunos casos excepcionales es posible llegar a encontrar opciones de hasta un litro.

Eso sí, la capacidad es importante pero no fundamental. De hecho, se puede verter el zumo en un vaso y seguir exprimiendo sin ningún tipo de problema. En otras ocasiones, algunos exprimidores no cuentan con recipiente, sino que es necesario colocar directamente el vaso desde el que se consumirá después el zumo.

Diseño y accesorios del exprimidor

Persona usando un exprimidor de naranjas

Una de las características fundamentales de un buen exprimidor es utilizar materiales que no sean tóxicos y que, además, presenten una resistencia a la torsión cuando se usen y al presionar el cono con la superficie de la fruta. Aunque no es algo indispensable, también es recomendable que la opción elegida incluya un sistema antigoteo que facilite la acción de verter el zumo del recipiente al vaso. 

En algunas ocasiones, además del zumo, también se pueden preparar cócteles especiales para noches de verano o recetas determinadas de postre. En estos casos, se puede llegar a requerir una cantidad determinada de zumo de frutas. Por esta razón, que el exprimidor cuente con marcas de medida facilita muchísimo el cálculo necesario, estableciendo referencias de control para no sobrepasar lo necesario o para no quedarse corto.

Los elementos indispensables de un buen electrodoméstico de este tipo son básicamente tres: el cono del exprimidor, el sistema antideslizante y la tapa protectora.  El cono marcará la fuerza de presión necesaria para realizar el zumo y prepararlo de forma correcta. En algunos casos, incluso, algunas compañías pueden llegar a proporcionar hasta dos conos diferentes para adaptarse de una manera apropiada al tamaño de la fruta. El sistema de recogida de cables también puede ser muy beneficioso para almacenarlo de una forma cómoda y confortable.

Las medidas antideslizantes que se deciden tomar a la hora de planificar el diseño del exprimidor tienen como finalidad principal aportar estabilidad cuando se está preparando el zumo. Con ello se evita que el dispositivo se pueda llegar a mover mientras se utiliza. Aunque no es tan importante, incorporar un sistema para recoger los cables siempre ayuda a proporcionar una mayor flexibilidad a la hora de guardar el propio producto, además, aporta un punto estético extra, ya que solo se aprecia el exprimidor y no un conjunto de cables que puede influir de manera negativa en su apariencia. 

Facilidad para limpiarlo y guardarlo

Preparar y consumir un zumo de frutas puede ser algo realmente relajante y sano debido a la cantidad de vitaminas con las que cuentan las frutas, especialmente las naranjas. Sin embargo, una vez se ha consumido, es recomendable limpiar muy bien el dispositivo por cuestiones de higiene y, también, para evitar que puedan pegarse restos de fruta. Por ello, el sistema antigoteo, además de facilitar el traspaso del zumo al vaso, añade facilidad a la hora de limpiar el recipiente y el exprimidor.

En esta línea, los exprimidores que pueden desmontarse por piezas hacen más fácil y ágil su limpieza, tanto manualmente como en el lavavajillas. Conviene saber que no todos los productos son aptos para limpiarse de forma automática, por ello, este es otro de los puntos que se deben tomar en consideración cuando se va a adquirir un exprimidor. Seguidamente, y en concordancia con el sistema recogecables, la tapa protectora también aporta su punto de importancia para mantenerlo limpio. Permite guardarlo sin que se llene de polvo y sea necesario quitarlo antes de volver a utilizarlo en la próxima ocasión.

Este conjunto de criterios ayuda a tomar una decisión de manera lógica y adecuada para encontrar el exprimidor de naranjas más rentable. Escoger con acierto implica decidirse por un producto que dure años y permita disfrutar cómodamente de los enormes beneficios  que aportan los zumos de fruta, en especial el de naranja.